¿Qué es un análisis de sangre?

¿Qué es un análisis de sangre?

El análisis de sangre es una de las pruebas médicas más utilizada y de mayor importancia en la práctica clínica. Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre venosa del paciente, que después es transportada al laboratorio para analizarla y determinar su composición.

En una analítica podemos encontrar numerosos datos, muchos de los cuales pueden sonarnos a chino dadas sus siglas y diferentes cifras. A continuación intentaremos esclarecer qué significa cada uno de ellos, cuáles son los niveles normales y cuáles indican que algo está alterado en nuestro organismo.
Normalmente, los que más se solicitan para el estudio son el hemograma y la bioquímica sanguínea:

  1. Hemograma: es un estudio cuantitativo que evalúa la concentración de cada uno de los elementos celulares de la sangre. También comprueba si las células tienen una forma y estructura normales o, por el contrario, están alteradas. Ejemplo: glóbulos rojos (también llamados hematíes), leucocitos, neutrófilos…
  2. Bioquímica: es el estudio de las sustancias químicas presentes en la sangre. Ejemplos: potasio, calcio, sodio, magnesio, vitaminas, hormonas…

¿Por qué puede solicitar el médico un análisis de sangre?

En realidad, el análisis de sangre es una prueba que puede ser solicitada para casi cualquier consulta médica, con el fin de valorar el estado general del paciente. Junto con su historia clínica, servirá para ayudar al médico a resolver dos importantes cuestiones: qué le pasa al paciente y por qué le pasa. Un ejemplo: una persona llega a la consulta con cansancio notable, pérdida de apetito y palidez; en este caso, un simple análisis de sangre puede revelar por sí mismo un diagnóstico: anemia ferropénica (por falta de hierro). De este modo, se puede empezar ya a tratar su enfermedad sin necesidad de realizar más pruebas.
Pero hay que tener en cuenta que el análisis de sangre no se trata sólo de un método para diagnosticar enfermedades, también es una forma de controlar el estado del paciente; por ejemplo, a los enfermos que reciben quimioterapia se les hacen analíticas de rutina para comprobar el estado de su sistema inmune; y antes de iniciar un tratamiento hormonal con anticonceptivos orales, también es importante conocer el nivel de hormonas en sangre de la paciente.

 

PROMOCIONES ENFERMERIA

 

¿Cada cuanto hay que realizarse una analítica de sangre?

 

Nunca hay que descuidar la salud. Ante la más mínima sospecha de un problema o de dolor se debe acudir al médico para descartar cualquier dolencia importante. De vez en cuando viene bien realizar un análisis de sangre para que el profesional pueda hacer un diagnóstico claro sobre nuestro estado. También estas analíticas sirven para hacer una evolución de los pacientes cuando se encuentran enfermos o para descartar algo malo. A continuación te explicamos cada cuánto realizar un análisis de sangre.

Lo más normal es que se hagan cada cierto tiempo a petición del paciente o cuando el médico lo solicite. Algunos expertos entienden que lo normal es que cada año, pero eso dependerá en cierta medida de cada persona y de su estado de salud. En el caso de que ese paciente no haya sufrido ninguna molestia o problema, puede que la realización de la analítica no le corra tanta prisa. En cualquier caso, será el médico el más capacitado para determinar cuándo y por qué hacerla.

En el caso de las mujeres embarazadas suelen realizarse las analíticas cada tres meses. Cada prueba sirve de gran importancia para descartar posibles enfermedades del bebé o de la madre. Tanto antes del parto como después es preciso chequear en condiciones a la mujer para controlar que todos los parámetros se encuentren dentro de la normalidad.

Ginecología en Valencia. Clínica Levante

Analíticas menos comunes pero necesarias ETS (enfermedades de trasmisión sexual)

Diagnóstico

Si tus antecedentes sexuales y tus signos y síntomas actuales sugieren que tienes una infección de transmisión sexual, los análisis de laboratorio pueden identificar la causa y detectar las infecciones que puedes haber contraído.

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden confirmar el diagnóstico de VIH y las etapas finales de la sífilis.
  • Muestras de orina. Algunas infecciones de transmisión sexual se pueden confirmar mediante una muestra de orina.
  • Muestras de líquidos. Si tienes llagas genitales activas, se pueden analizar los líquidos y muestras de las llagas para diagnosticar el tipo de infección. Los análisis de laboratorio del material de una secreción o llaga genital se utilizan para diagnosticar algunas infecciones de transmisión sexual.
Análisis de detección

Las pruebas para determinar si una persona que no tiene síntomas tiene una enfermedad, se llaman análisis de detección. La mayoría de las veces, la detección de las ITS no es un análisis de rutina en la atención de la salud, pero existen excepciones:

  • Todas las personas. El análisis de detección de ITS sugerido para todas las personas entre los 13 y los 64 años es un análisis de sangre o saliva para detectar el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), el virus que causa el SIDA.
  • Todas las personas nacidas entre 1945 y 1965. Existe una elevada incidencia de Hepatitis C en las personas nacidas entre 1945 y 1965. Debido a que la enfermedad, en general, no presenta síntomas hasta una etapa avanzada, los expertos recomiendan que todas las personas de ese grupo etario se hagan el análisis de Hepatitis C.
  • Embarazadas. El análisis de detección de VIH, Hepatitis B, clamidia y sífilis se realiza a todas las embarazadas en su primera consulta prenatal. Se recomienda hacer el análisis de detección de gonorrea y Hepatitis C al menos una vez durante el embarazo a las mujeres con alto riesgo de contraer estas infecciones.
  • Mujeres de 21 años y mayores. El Papanicolaou detecta anormalidades del cuello uterino, lo que incluye inflamación, cambios precancerosos y cáncer, que en muchos casos lo causa ciertas cepas del Papiloma Virus Humano (PVH). Los expertos recomiendan comenzar a los 21 años con el Papanicolaou y hacerlo cada tres años como mínimo. Después de los 30 años, se recomienda que las mujeres se hagan un prueba de ADN para el VPH y un Papanicolaou cada cinco años o un Papanicolaou cada tres años.
  • Mujeres menores de 25 años sexualmente activas. Todas las mujeres menores de 25 años que sean sexualmente activas se deberían realizar una análisis para detectar la infección por clamidia. El análisis de clamidia requiere una muestra de orina o de flujo vaginal que puedes recoger tú misma. Algunos expertos recomiendan repetir el análisis de clamidia a los tres meses de haber tenido un resultado positivo y haber estado con tratamiento.El segundo análisis es necesario para confirmar que la infección se ha curado ya que es muy común una recurrencia de la infección por una pareja que no ha sido tratada o que recibió un tratamiento inadecuado. Un episodio de clamidia no te protege de exposiciones futuras. Puedes contraer la infección más de una vez, por lo tanto, hazte el análisis nuevamente si tienes una nueva pareja.

    También se recomienda el análisis de detección de gonorrea en mujeres sexualmente activas menores de 25 años.

  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres. En comparación con otros grupos, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres tienen un mayor riesgo de adquirir una ITS. Muchos grupos de salud pública recomiendan que estos hombres se hagan un análisis de detección de ITS anualmente o con mayor frecuencia. Los análisis regulares de VIH, sífilis, clamidia y gonorrea son particularmente importantes. También se puede recomendar la evaluación de Hepatitis B.
  • Personas con VIH. Si tienes VIH, esto aumenta considerablemente tu riesgo de adquirir otra ITS. Los expertos recomiendan realizar un análisis de sífilis, gonorrea, clamidia y herpes inmediatamente después de haber recibido un diagnóstico de VIH. Las personas con VIH también deberían hacerse el análisis de detección de la Hepatitis C.Las mujeres con VIH pueden tener cáncer de cuello uterino muy agresivo; por lo tanto, se deberían realizar un Papanicolaou dentro del año de haber sido diagnosticadas con VIH, y nuevamente a los seis meses.
  • Personas con una pareja nueva. Antes de tener relaciones sexuales vaginales o anales con parejas nuevas, los dos deberían hacerse los análisis de ITS. Ten en cuenta que el análisis de detección del Papiloma Virus Humano (PVH) no está disponible para hombres. No existe un análisis de detección bueno para el herpes genital para ninguno de los sexos, por lo tanto, puedes estar infectado sin saberlo hasta que se presenten los síntomas.También es posible estar infectado con una ITS y aun así tener un resultado negativo, particularmente si has sido infectado recientemente.

    Medicina General en Valencia. Clínica Levante

  • Tratamiento

    Las infecciones de transmisión sexual causadas por bacterias son generalmente más fáciles de tratar. Las infecciones virales se pueden controlar, pero no siempre se pueden curar. Si estás embarazada y tienes una enfermedad de transmisión sexual, el tratamiento inmediato puede prevenir o reducir el riesgo de una infección para tu bebé.

  • Antibióticos. Los antibióticos, que generalmente se usan en una sola dosis, pueden curar muchas de las infecciones producidas por parásitos o bacterias transmitidas sexualmente, incluidas la gonorrea, la sífilis, la clamidia o la tricomoniasis. Generalmente, recibirás un tratamiento para la gonorrea y la clamidia al mismo tiempo porque las dos infecciones frecuentemente ocurren juntas.Una vez que comienzas con el tratamiento de antibióticos, es muy importante que lo continúes. Si piensas que no podrás tomar el medicamento como se te haya indicado, habla con tu médico. Pueden darte un tratamiento más corto y simple.

    Además, es importante abstenerse de las relaciones sexuales hasta haber terminado el tratamiento y que se hayan curado todas las llagas.

  • Antivirales. Tendrás pocas recurrencias de herpes si sigues a diario la terapia inhibidora con un antiviral recetado. Los antivirales disminuyen el riesgo de infección, aunque aún hay posibilidades de que le transmitas herpes a tu pareja.Los antivirales pueden mantener bajo control la infección de VIH durante varios años. Pero el virus persiste y todavía se puede contagiar, aunque el riesgo sea menor.

    Cuanto antes comiences el tratamiento, más efectivo será. Una vez que comiences el tratamiento, si tomas los medicamentos exactamente como se te ha indicado, es posible reducir el conteo del virus hasta niveles casi indetectables.

Si has tenido una enfermedad de transmisión sexual, consulta con tu médico cuándo deberías volver a hacerte el análisis. Hacer esto garantiza que el tratamiento ha sido eficaz y que no te has infectado nuevamente.

y tú ¿Cada cuánto te haces una analítica?
Déjanos un comentario con tu opinión y que no se te olvide compartir en las redes sociales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

Responsable: Policlínicas del Mediterráneo 2004 S.L.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Información adicional: Más información en nuestra Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de privacidad